Euroliga 2015/16

Los equipos españoles, a la caza del talento extranjero

12:12 15/05/2016 | La Euroliga Junior marca una tendencia clara: mientras la mayoría promueve a sus jugadores, España los busca afuera.

Barcelona, campeón europeo junior con 5 extranjeros en sus filas (Foto Euroliga)

La temporada 2015/16 de la Euroliga Juniors contó con la participación de 32 equipos. La mayoría, de los mismos clubes que habitualmente juegan competencias de Liga, pero otros armados como selecciones, como la Academia Stellaazurra, de Italia.

Tomando a los clubes, la absoluta mayoría aprovecha este torneo para promover a jugadores locales, con excepciones de 1 o, a lo sumo, 2 jugadores extranjeros...salvo los clubes españoles. 

El único que no exagera esa situación es el Sevilla, que puso a 2 extranjeros en su plantel de 12, pero el resto está claro que sabe que su futuro está en quedarse con el mejor talento que anda dando vueltas por el mundo entero, sobre todo por Africa y los países del Este.

El Unicaja Málaga tiene un serbio, un montenegrino, un ucraniano y un senegalés (2.08). El Joventut de Badalona, sobre 11 de la plantilla, suma a un macedonio, un sueco, un estonio y un brasileño. Llega el turno de los dos grandes: Barcelona y Real Madrid, que son los que lideran el fichaje fuera de las fronteras españolas.

Los catalanes, campeones del torneo (y que también tienen mucho talento español, hay que reconocerlo), cuentan con 5 extranjeros, todos con más de 2 metros (tengamos en cuenta que los chicos son clase mayor a 1998): un serbio (2.02), un letón (2.04), un montenegrino (2.08) y dos senegaleses (2.13 y 2.15).

El Madrid, que se quedó en las gateras, rompe todas las marcas: 6 de sus 12 jugadores son no españoles, y también respeta el tamaño: 5 miden más de 2 metros: dos serbio (uno de 1.88 y otro de 2.02), dos senegaleses (2.02 y 2.10), un croata (2.04) y la torre brasileña Felipe Dos Anjos (2.18). Aquí podría estar Luka Doncic también, que jugó el año pasado, pero que fue subido al primer equipo.

El Baskonia, que nunca jugó estos torneos, va por la misma línea. El resto de los equipos (rusos, serbios, lituanos, croatas, alemanes, turcos, franceses, italianos, eslovenos, montenegrinos, bosnios y hasta israelíes), tienen prácticamente el 100% de sus jugadores nacidos en el propio país. Una forma distinta de ver las cosas estratégicamente.

La idea es clara para los españoles: tener todo el poderío que la reglamentación permite, para ser un equipo profesional lo más competitivo posible, ahora y a futuro. ¿Y las selecciones nacionales? Ese es problema de la Federación Española llegado el caso.

Fabián García / [email protected]
Enviado especial al F4 de la Euroliga a Berlín (Alemania)
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X