Selección

La gran noche de Campazzo en Río 2016

16:31 14/05/2020 | Durante los Juegos Olímpicos celebrados en esa ciudad, Argentina enfrentó a Brasil en un partido que quedará para la historia. El base fue una de las grandes figuras del triunfo antre el país anfitrión.

Campazzo y el festejo ante Brasi. (Foto: EFE)

El partido entre Argentina y Brasil durante los Juegos Olímpicos de Río 2016 ha quedado entre los más emotivos y disfrutados en la historia del seleccionado albiceleste. La presencia de una gran cantidad de hinchas, la rivalidad con el dueño de casa, la nostalgia de saber que esa sería el último torneo de una buena parte de la Generación Dorada, los dos tiempos extra en una cita internacional. El triple de Andrés Nocioni que mandó el encuentro a tiempo suplementario condensó todo eso. Pero, además del Chapu y su soberbia actuación, la gran figura de aquel triunfo fue Facundo Campazzo.

Dentro de la paridad que exhibió el desarrollo del cruce, el por ese entonces base del UCAM Murcia fue la chispa que le permitió a los argentinos mantenerse en competencia: anotó 33 puntos y repartió 11 asistencias, convirtiéndose en el eje de un conjunto que tuvo que luchar de atrás para quedarse con la victoria. Campazzo aportó cinco de sus tantos de manera consecutiva en el último cuarto, cuando las posibilidades de la Argentina parecían cada vez más lejanas. Luego, el tiro de Nocioni le dio a los de Sergio Hernández una nueva chance-

Allí fue cuando el actual jugador del Real Madrid desplegó toda su magia. Con la selección una vez más contra las cuerdas en el primer suplementario, protagonizó dos penetraciones que empataron el marcador en 95 y forzaron otro nuevo segmento de cinco minutos. Pero no se quedó con lo que había hecho hasta ahí. Ni bien comenzó el segundo overtime, encestó dos triples consecutivos y generó otro ataque en el que Patricio Garino le dio al equipo una ventaja de ocho puntos. Cuando Brasil se acercó a tres, el cordobés volvió a correr la ofensiva y asistió al alero, quien castigó desde el perímetro. La frutilla del postre fueron los tres libres que marcó para hundir las ambiciones de los locales.

El combinado argentino derrotó a su rival de toda la vida por 111-107 y logró la clasificación a los cuartos de final. La historia cuenta que Estados Unidos lo eliminó en esa ronda, pero también permite recordar que aquella fue una de las noches doradas de ese grupo. Quizás, el momento en el que Campazzo se transformó definitivamente en el líder de la nueva generación.


 

Compartir

 



X