Especial

El día que cayó París, los anteojos de Campazzo y el gran capitán

14:31 13/09/2020 | El 13 de setiembre del año pasado, Argentina vencía a Francia dando clase y se metía en la final del Mundial 2019.

Campazzo con los lentes de Montesano, una imagen inolvidable

Habían pasado solo 72 horas desde el triunfo ante Serbia por los octavos de final del Mundial. En el medio, un vuelo desde Dongguan a Beijing, para chocar en semis contra la France, otro cuco lleno de jugadores NBA, de leyendas de Euroliga, de muchos partidos importantes a cuestas. Pero a esa Argentina ya nada la asustaba. Al contrario, ellos eran los que generaban miedo. 

Y contra los franceses ya no había sorpresa para nadie. Porque Argentina llegaba 6-0, porque había vencido bien a Serbia y porque cuando estás entre los mejores cuatro del mundo, e invicto, por algo es. Los de Hernández lo habían demostrado con creces. 

Y ante los franceses, si contra Serbia fue un tren, fue un tsunami. Sobre todo en una segunda mitad memorable, con Scola jugando como si tuviera 25, comiéndose a Gobert de una manera humillante, anulando la ofensiva rival y desfilando con lujo y fanfarria hasta un final pletórico de alegría. 

Scola terminó con 28 puntos y 13 rebotes, contra 3 y 11 de Gobert, mientras que Campazzo aportó 12 y 6 asistencias, Deck 13 y un fuerza infernal, Garino no anotó pero liquidó a DeColo, Lapro y Vildoza manejaron las riendas a la perfección y Delía batalló adentro en desventaja física como el crack que es. 

El 80-66 final fue barato para Francia, que se vio desrborada todo el tiempo, de la misma manera que se vio desbordado nuestro colega José Montesano en la zona mixta, con un show de Campazzo y los chicos, que terminó con la foto que ilustra esta nota. Inolvidable, aunque luego se perdiera la final del Mundial. 

 

 

 

Compartir

 



X