NBA 2018/19

El antecedente de los Warriors: conocé al primer súper equipo NBA

14:59 11/07/2018 | Los Warriors de la 2018/19 tendrán en su plantel al menos seis figuras de la NBA y aunque esto llama muchísimo la atención, ya ocurrió previamente. La historia.

Los Celtics de la 1963/64

A una base que ya contaba con figuras del calibre de Steph Curry, Klay Thompson, Draymond Green y Andre Iguodala, los Golden State Warriors le sumaron en las últimas campañas a otras dos súper estrellas de la NBA: Kevin Durant, quien los guió a los últimos dos títulos, ganando en ambos casos el MVP de las Finales, y recientemente DeMarcus Cousins, generando una ola de críticas y cuestionamientos al nivel de competitividad que tendrá el torneo.

Sin embargo, y aunque los casos no son totalmente paralelos, ya hubo otros ejemplos de súper equipos de este calibre en la historia de la NBA. Y en esta ocasión, nos vamos a quedar con el primero de ellos, el cual probablemente haya conglomerado al mejor plantel de todos los tiempos: los Boston Celtics de la 1963/64, curiosamente formado a partir de retiro de uno de los grandes íconos de la franquicia y de la liga en general, Bob Cousy (retirado tras la 1962/63).

Empecemos por poner a aquellos Celtics en contexto. Boston entró a la temporada 1963/64 habiendo salido campeón en seis de las últimas siete campañas (solo no lo hizo en la 1957/58 en ese período), incluyendo cinco consagraciones de forma consecutiva. El año anterior, habián terminado la fase regular con marca de 58-22 y luego sufrido bastante en los playoffs: precisaron de siete juegos para vencer a los Royals de Oscar Robertson y ya en las Finales, de seis para superar a los Lakers de Elgin Baylor y Jerry West.

En aquellos tiempos los planteles no cambiaban demasiado de una campaña a otra, pero aquel equipo de Boston tuvo un par de modificaciones claves antes del comienzo de la 1963/64. Como ya marcamos, el retiro de Cousy forzó a Red Auerbach a encontrar un nuevo base y el elegido terminó siendo KC Jones, un jugador conocido por su capacidad defensiva y que venía cumpliendo el rol de sexto hombre durante los años anteriores.

El resto del quinteto inicial no se modificó. El goleador Sam Jones siguió siendo el escolta, Tom Heinsohn el alero (venía de ser elegido en los quintetos ideales de la NBA en las pasadas tres temporadas), el defensivo Tom Sanders como ala pivote y por supuesto, la leyenda Bill Russell como pivote. Complementando el equipo, aparecía como sexto hombre otro nombre legendario: John Havlicek, en su segundo año en la liga.

De todas formas, lo que terminó de catapultar la condición de súper equipo de aquel Boston, fue la adquisición de Willie Naulls. Sin ser un nombre tan reconocido, lo cierto es que Naulls era una figura de la época. Entre 1959 y 1962 había promediado por encima de 21 puntos y 11 rebotes para los Knicks (25 y 11,6 en la 1961/62), siendo elegido al All-Star Game en cada uno de esos años.

Como si todo esto fuera poco, el banco de los Celtics terminaba de quedar recargado con Frank Ramsey (miembro del Salón de la Fama) y Clyde Lovellette, quien hasta 1962 superaba fácilmente los 20 puntos y 10 rebotes de promedia con los Hawks, antes de tomar un rol más pequeño en Boston.

En resumen, de los nueve jugadores principales de la rotación de Auerbach, ocho forman hoy parte del Salón de la Fama, con la excepción de Naulls. Encontramos a dos de los mejores de todos los tiempos como Bill Russell y John Havlicek, aún en el pico de sus carreras, junto a un grupo de enormes jugadores con pasado reciente o presente dentro de los quintetos ideales de cada campaña. Y todo eso con el agregado de la llegada de un jugador (Naulls) que venía de poner números explosivos en otra franquicia. 

¿Cómo le fue a aquellos Celtics? Como no podía ser de otra manera, ganaron el título. Consiguieron el mejor récord del Este durante la fase regular (59-21) y luego fueron una aplanadora en los playoffs: 4-1 sobre los Royals en la final de conferencia y 4-1 sobre los Warriors de Wilt Chamberlain en la serie decisiva.

Desde los números individuales, el joven John Havlicek lideró al equipo en anotación (19,9 puntos), seguido por Sam Jones (19,4 puntos) y Tom Heinsohh (16,5 puntos), mientras que Bill Russell puso sus números habituales: 15 puntos y 24,7 rebotes por partido. Havlicek, Heinsohn y Russell formaron parte de los quintetos ideales de la 1963/64, mientras que Heinsohn, Russell y Sam Jones fueron elegidos al All-Star Game.

Las semejanzas con este Golden State están a la vista. Leyendas como Russell y Havlicek o Curry y Durant, escoltas con tremenda capacidad anotadora como Sam Jones o Thompson, especialistas defensivos como KC Jones o Green, aleros estrellas como Heinsohn o Iguodala y una incorporación resonante como Naulls o Cousins. Y esto sin nombrar a los Sanders, Ramsey y Lovellette que ostentaban aquellos Celtics. Dinastías de ayer y hoy, con diferencias, pero también muchísimos puntos en común.

 

En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanEstevez90

 

Compartir