FIBA U17

Argentina perdió con Montenegro y cayó en la reclasificación

21:11 04/07/2018 | Los chicos argentinos se despidieron de la lucha por medallas, tras perder 73-60 contra la firme selección europea. Ahora, por la reclasifiación.

Argentina permitió 21 rebotes ofensivos y 21 puntos de segunda chance (foto: FIBA.basketball)

El comienzo del partido comenzó un poco lento por parte de ambos equipos en cuanto a la rotación de la bola. A la Argentina se le hacía difícil encontrar tiros externos cómodos, pero rápidamente encontró una solución en el juego interior, sobre todo a partir del aporte de Cavallín y Fernández. No solo se impusieron individualmente, sino que sobre todo por la penetración y la descarga de alguno de sus compañeros. Pese a la buena capacidad técnica de sus jugadores, Montenegro no tuvo mucha efectividad durante el primer parcial, pero sí encontró 6 rebotes ofensivos que les permitieron puntos de segundas oportunidades; dos bombas provocaron que se fueran al primer decanso con una ventaja 16-14 en el marcador. 

Argentina terminó 0/6 de triple en los primeros diez minutos, pero en las primeras dos posesiones del segundo período logró quebrar la mala racha, por intermedio de Mateo Díaz (2/2). A partir de ese momento, hubo una serie de desatenciones en ambos equipos, por lo que nadie pudo imponer su juego y así establecer una diferencia en base a una solidez: luego de 3:30 minutos, Montengro estaba al frente 25-22. Luego del tiempo muerto, los de Lifschitz entraron en una sequía, sobre todo desde el perímetro, que duró 2:30 minutos y se cortó con un triple de Paz. Por el lado del rival la cuestión no fue muy distinta, ya que los europeros también tuvo problemas en la generación, un mérito en parte de la defensa e intensidad albiceleste, que robó varias pelotas. Los locales se fueron al entretiempo con una ventaja mínima (31-30) y con Paz como goleador (8 puntos).

Argentina comenzó de manera inmejorable el tercer parcial, levantando mucho sus porcentajes: una ráfaga de 6 puntos consecutivos en menos de un minuto, que se gestó a partir de que estuvieron atentos en defensa y lograron correr rápido el contragolpe. Luego llegaron un triple de Paz y una conversión de Milovich para establecer una diferencia de dos dígitos (42-32, en 4 minutos). En ese lapso, hubo un gran trabajo de Bertona y se tuvo mucha movilidad de bola e intensidad defensiva, que le permitió correr la cancha y sacar diferencia desde esa faceta. Los montenegrinos no tuvieron espacios para tiros externos cómodos, ni para desequilibrar individualmente. Pero este panorama no se pudo sostener en los minutos finales por parte de los nuestros: Montenegro empezó a pasarse mejor la pelota y a usufructuar las ocasiones que generaron desde esa virtud, para volver a meterse en juego. En contrapartida, los chicos argentinos dejaron de correr la cancha y perdieron efectividad y presencia en lapintura, combo que los hizo terminar el tercer cuarto apenas 51-47 arriba (gracias a un doble de Díaz sobre la chicharra).

En el último cuarto quien comenzó encendido fue el equipo europeo, que mantuvieron su juego asociado y efectividad, los cuales se tradujeron en tres triples casi consecutivos para volver a tomar el mando en el marcador (58-54 en cuatro minutos). Los locales no pudieron reencontrarse con su mejor versión; a medida que pasaron los minutos y se vieron cada vez más lejos en el marcador, también comenzó a jugar la ansiedad. Bertona fue quien llevó el equipo adelante, a partir de penetraciones y puntos conseguidos desde la línea. Pero la actitud y la intensidad argentina no alcanzó, porque el juego interior montengrino (tanto atrás como adelante) apareció en el momento justo.

En definitiva, los chicos argentinos cayeron 73-60 y se quedaron afuera del Mundial U17 en los octavos de final; igualmente vale destacar que nunca se resignaron ni dejaron ir el partido, así como el carácter de Bertona (14 puntos) y el buen trabajo de Fernández (8 puntos y 11 rebotes) y Paz (14 puntos y 4 robos). La gran figura fue Jovan Kljajic, autor de 23 puntos y 16 rebotes, pero sobre todo con una técnica superlativa. La meta ahora se modifica a lograr la mejor ubicación posible en la reclasificación del 9° al 16°.

 

Juan Martín Orellano / juanorellano@basquetplus.com

En Twitter: @basquetplus

En Twitter: @JuanmaOre22

Compartir