NBA 2019/20

¿Por qué el Heat es el equipo más parecido a los Warriors?

16:24 15/09/2020 | El sistema por encima de los individuos, nunca se sabe quién será la figura y los pases como palabra mayor. Miami, cada vez más cerca de Golden.

Butler, Stevens y Curry (Foto: Clutch Points)

"Este Miami Heat es, probablemente, lo más parecido que hemos tenido en la Conferencia Este a los Golden State Warriors en cuanto a su capacidad para lanzar y para cortar hacia el aro", había señalado Brad Stevens, entrenador de Boston Celtics.

Algunos se asombraron por su comparación, otros comenzaron a ver similitudes. ¿Y si no fue algo descabellado? ¿Y si es cierto? Quizás el técnico tiene razón y hay que comenzar a abrir los ojos para descubrir qué ocurre dentro de la majestuosa ofensiva de Erik Spoelstra. 

Si algo caracteriza al equipo de Florida es que nunca se sabe de dónde vendrá el veneno. Jimmy Butler puede tener una buena noche, Goran Dragic también y lo mismo para Bam Adebayo, Tyler Herro y compañía. En esta clase de conjuntos se deja el ego de lado y lo que predomina es el todos para todos.

Lo mismo pasó con Golden State Warriors en su dinastía de tres campeonatos, especialmente en el primero de ellos (2014/15). Tampoco importó la llegada de Kevin Durant en la 2016/17 y el sistema siempre estuvo por encima de cualquier individuo. 

Tomando como punto de partida el equipo más puro de Steve Kerr, el de la 2014/15, antes de la llegada de Durant, promedió 27.4 asistencias, un poco más que lo que está teniendo de media el Heat esta campaña (25.9), a la vez que los de Spoelstra están lanzando a un porcentaje de 37.9% en triples, que también los Warriors supieron superar (39.8%).

Pero más allá de los números sus similitudes son varias. Las ofensivas en las que se centra el sistema de Spoelstra son Princenton y Flex. En ambas, ningún jugador debe tener en demasía el balón y la capacidad de tener buenos pasadores, grandes receptores y excelentes lectores de las ventajas es fundamental. 

Todo lo anterior lo tenían los Warriors y ahora lo posee el Heat. Los cortes hacia el aro, las salidas a los tiradores, la lectura de los cambios y la preponderancia de lo que no se ve, es así como estos dos equipos castigan a sus rivales noche a noche. 

Por otro lado, los integrantes del plantel también poseen algunas similitudes. Goran Dragic es el base natural del equipo, pero alterna partidos de titular y de suplente, y quien verdaderamente es el armador es Bam Adebayo, el interno en la teoría. Él toma el balón desde el costado defensivo y lo traslada al ofensivo. Una vez allí, castiga con su capacidad para asistir, con una ventaja extra que es su gran altura.

¿Le recuerda a alguien este jugador? Sí, es muy parecido al 23 de los Warriors: Draymond Green. El interno hace exactamente lo mismo que el de Miami, sin que ninguno de los dos genere problemas de spacing, ya que ninguno de los dos posee un gran tiro de tres (27.9% para Green y 14.3% para Adebayo). 

Duncan Robinson y Tyler Herro son los tiradores de manual, que compensan la figura de Klay Thompson, y Jimmy Butler el que se encarga de hacer un poco de todo. No hay un goleador definido, como verán, pero ese fantasma de la incógnita puede ser letal. 

Está claro que el sistema funciona y la teoría no viene precisamente de Warriors, más bien de los Spurs. Como saben, Steve Kerr fue pupilo de Gregg Popovich y tanto en Golden State como en Miami se pueden ver las huellas de ese maravilloso conjunto de San Antonio que deleitó a la NBA en la 2012/13 y en el campeonato de 2014. 

¿Volverá a predominar el juego colectivo en esta época de individualidades? ¿Podrá el Heat reencarnar en forma de Golden State y lograr el campeonato? Eso está por verse. Lo que sí está claro es que este es el básquet más solemne y puro. El que le gusta a la gente.  

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X