Informe

Olímpico cambia obligado: llega Chris Perry y se va Devon Collier

21:26 29/11/2023 | El puertorriqueño no continuará en el 2024 por temas familiares, mientras que el recién arribado deberá esperar bastante para debutar, ya que debe operarse antes. Un pasado complicado.

Chris Perry, el flamante nuevo refuerzo de Olímpico

Olímpico sigue puntero en la Liga, con 8 partidos ganados en 9 jugados, pero no todo es color de rosa. Cuando termine de jugar este 2023, el 16 de diciembre contra Ferro, en La Banda, se despedirá de uno de los jugadores que mejor rindieron hasta ahora, Devon Collier, ya que no seguirá en el 2024. 

¿Motivos? Primero, había un acuerdo hasta diciembre con el jugador, con lo cual estaba la posilidad de que esto ocurriera, pero el tema aquí es personal, y Collier decidió hacer uso de esa opción para no continuar. El pivote, en lo que va de la Liga, promedia 11.8 puntos y 9.1 rebotes en 9 partidos. Leo Gutiérrez consiguió reemplazo rápido, pero llegó con un asterisco. 

El reemplazante es Chris Perry, un ala pivote de 29 años y 2.03 metros, que fue primero sondeado por Boca, que no lo fichó porque Perry, y aquí está la sorpresa, debe operarse de un problema en el pie, recuperación que le demandará alrededor de dos meses. 

Si bien Olímpico está primero, se vienen pronto las fiestas y Perry ya está en La Banda, se calcula que recién a mediados o fines de enero podrá jugar. O sea, no se perderá demasiados partidos, ya que la Liga retornará alrededor del 8 de enero, pero está claro que no estará en los primeros juegos del año próximo.

Perry, que estudió en South Florida y también en Lincoln Memorial, arrancó su carrera fuera de Estados Unidos en Eslovaquia, donde viviría la situación más dramática de su corta carrera, ya que allí fue acusado de violación y estuvo 4 años preso (la sanción pedida había sido de 15 años y la condena de 7, pero la demandante se retractó y solo fue castigado por consumo de marihuana). El año pasado volvió a jugar en la TBL y luego fichó en Chile, desde donde pasó a Ecuador y luego a México, su último destino. 

De más está decir que, para Perry, todos estos equipos son desafíos enormes desde lo personal, buscando recuperar parte de su vida perdida, y el básquetbol le está permitiendo reinsertarse en una sociedad que, de no ser por el deporte, quizá se le hubiese convertido en algo imposible. Veremos ahora cómo se relaciona con la Liga Nacional. 

Compartir